Encuentro Sociedad

Latinoamericana de Economía Política

y Pensamiento Crítico

(SEPLA)

"Diez años de SEPLA: Crisis y desafíos para la clase trabajadora en Nuestra América"

 

// 2005/2015/2015

14, 15 y 16 de Octubre de 2015

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Facultad de Economía

DECLARACIÓN POLÍTICA DE SEPLA-MÉXICO
  • El X Encuentro de SEPLA en México

Organización fundada en México hace 10 añospor un grupo de académicos comprometidos socialmente en Brasil, México, Argentina, Chile y Uruguay, el 14 y 15 Octubre pasado realizamosen las instalaciones dela Facultad de Economía de la UNAM, el X Encuentro de la Sociedad de Economía Política y Pensamiento Crítico Latinoamericano (SEPLA) bajo el tema general: “Crisis y Desafíos para la Clase Trabajadora en Nuestra América”. Al final, con entusiasmo, compartimos y cerramos nuestras deliberaciones con representantes de trabajadores en lucha (Sindicato Mexicano de Electricistas, Jornaleros de San Quintín, Trabajadores de los Supermercados en California, Compañeros del Frente Indígena Oaxaqueño Binacional, Abogado del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, Trabajadores de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas de Pemex, Trabajadores de Sandak, Trabajadores Universitarios, Trabajadores de la Nueva Central de Trabajadores y por el compañero garante del Tribunal Permanente de los Pueblos, capítulo México) reunidos todos en el auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas, el más antiguo de México y de los más duramente golpeados por los neoliberales, porque de un día para otro, les cerraron su fuente de trabajo con policías y militares y dejaron a 40 mil familias en la calle, que se han sostenido en pie de lucha gracias al apoyo del pueblo mexicano y de los trabajadores de otros rincones del mundo, entrando ahora en una nueva fase de trabajo, lucha y resistencia.

En SEPLA somos un grupo diverso de defensores del pensamiento crítico, que decidimos sumar esfuerzos analíticos entre  intelectuales de Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Cuba, Haití, Dominicana, Paraguay, Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Bolivia y México, tratando de estar ligados a las luchas sociales de los respectivos países, que durante diez años hemos buscado compartir nuestro trabajo científico entre nosotros y con los pueblos en lucha contra intervenciones extranjeras o presencias militares, como es el caso reciente de Haití.

 

  • Reunión bajo el signo de la crisis

Llegamos a la reunión conscientes de que el capitalismo mundial está en crisis, que ésta ha golpeado por todos los rincones del planeta y que adquiere muchas formas (alto desempleo estructural, precarización laboral,  volatilidad monetaria y financiera, estancamiento económico, pobreza laboral y pobreza extrema, creciente polarización social entre un pequeño número de inmensamente ricos y miles de millones de pobres), que juntas integran lo que reconocemos como una verdadera CRISIS CIVILIZATORIA, porque nuestras formas de producción, de distribución y de consumo están convirtiendo al cambio climático en dramático desafío de supervivencia de la especie humana sobre el planeta. En particular, sesionamos en un México marcado por el doble signo de la crisis, pues entre los fraudes electorales y las controversiales reformas estructurales, el régimen inició viviendo una crisis de legitimidad muy importante; esa crisis de legitimidad, se entremezcló con una crisis severa de credibilidad política desde los acontecimientos de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, ocurridos en Septiembre de 2014. La sacudida de conciencia nacional e internacional que provocaron esos brutales hechos, muestra su trascendencia mediante una presencia permanente de los reclamos en todos los foros imaginables, nacionales e internacionales: académicos, culturales, políticos, sociales. El clamor popular se mantiene: ¡Porque vivos se los llevaron, Vivos los queremos!”. La SEPLA recoge plenamente el reclamo popular y sigue exigiendo al gobierno mexicano el establecimiento de auténticos canales de investigación, deslinde de responsabilidades y castigo a los culpables de las desapariciones forzadas y las ejecuciones extra-judiciales ocurridas en Iguala, Guerrero, el 27 de septiembre de 2014. Exigimos el restablecimiento pleno del estado de derecho, hoy violentado con una militarización absurda de la guerra contra el narcotráfico, que sólo ha servido de cortina de humo para criminalizar y agredir a los movimientos y a los luchadores sociales. 

 

  • La Crisis de 2008-209  no ha concluido y entramos ya en una nueva fase, más destructiva

En nuestras deliberaciones, hemos coincidido en que la crisis económica de 2008-09, que se decretó formalmente superada en 2010, no sólo no ha concluido sino que se profundiza, impactando diferenciadamente a los distintos países y expresándoseenuna tendencia global al lento crecimiento, persistente desempleo, manipulación financiera y caída de los precios de los energéticos yde las materias primas, volatilidad monetaria, sobre-endeudamiento de países, empresas y hogares, militarización creciente de la vida social y política con el pretexto del combate al terrorismo o con el del combate al narcotráfico, imposición autoritaria de la reformas estructurales y peligros crecientes de guerras regionales y globales.

Lo más preocupante para los trabajadores de todo el mundo, sin que sean excepción los de nuestra América, es que padecemos grave desempleo estructural, que afecta mucho más a los jóvenes y sobre todo, a los jóvenes que tienen más educación, lo que resulta ridículo en la llamada “era del conocimiento”. Pero no sólo éso: sufrimos la destrucción viciosa de las organizaciones sindicales, la imposición de nuevas legislaciones laboralesque buscan mantener muy bajos los salarios, cancelar prestaciones, imponer jornadas más largas y contratos temporales, para que los trabajadores paguen de su bolsillo el desempleo eventual e incluso pongan sus pensiones para el disfrute privado de los grandes capitales financieros.

Vemos que la fase actual, está marcada por la pérdida de dinamismo la economía internacional porque el crecimiento de Estados Unidos trastabillea en medio de otra burbuja financiera que se ha formado con las inversiones y las deudas en el sector energético, porque la Unión Europea está inmersa en políticas de austeridad y casi sin crecimiento, mientras se desacelera fuerte la economía China, impactada por desajustes financieros ligados al sector de la construcción y los bienes raíces. El esquema neoliberal está agrietado globalmente y hace agua por varios lados. El capitalismo prolonga la crisis y el sufrimiento de millones de personas, sin importar si hay que dar golpes de Estado o utilizar a policías y soldados para imponer las tristemente célebres reformas estructurales neoliberales.

 

  • ¿Salida de la Crisis o Profundización de la Crisis?

Hemos constatado que las medidas que los neoliberales siguen imponiendo supuestamente para superar la crisis, en realidad no hacen más que agravarla en contra de los trabajadores: la universalización práctica de las políticas de austeridad presupuestal es para desmantelar y privatizar los servicios públicos de educación, salud y la seguridad social solidaria, para privatizar  los fondos de pensión, no para resolver ningún “endeudamiento excesivo”, sino para sostener y amplificar el poder y las ganancias del gran capital monopólico.

Con Estados Unidos a la cabeza, los  grandes corporativos están recurriendo a imponer los Acuerdos de Libre Comercio de Segunda Generación (el de primera generación fue el nefasto TLCAN, del que México aporta experiencias  negativas contundentes)que son acuerdos más agresivos, desreguladores y privatizadores, por eso se negociaron en secreto pues tienen mayor amplitud y reglas más duras sobre temas que poco tienen que ver con el comercio: como endurecer los derechos de propiedad intelectual, extender el derecho de los inversionistas a demandar al Estado cuando vean afectados sus negocios, imponernormas ambientales flexibles para depredar los recursos naturales, especialmente en la energía, otorgando derechos de protección total a las inversiones privadas de las grandes trasnacionales y dándoles capacidad de reclamo cuando haya políticas públicas que les “afecten” sus expectativas de ganancia.

Dichos Acuerdos fueron diseñados para segmentar la economía mundial y quedarse con los mercados  más jugosos,  por eso Estados Unidos casi impuso ya el Acuerdo Transpacífico en su Congreso, quiere imponer la Alianza de Comercio e Inversión Transatlántica y por eso se negocia fuera de la Organización Mundial de Comercio un voraz Acuerdo de Comercio en Servicios (TISA), cuando en todo el mundo ese sector representa la mayor proporción dentro de la estructura de sus economías, casi dos terceras partes del PIB. En América Latina, sólo Uruguay ha dejado la mesa de negociaciones en el TISA, gracias a la reacción de las fuerzas del Frente Amplio, que han marcado la ruta que debemos seguir todos.

 

  • Sobre todo, vivimos el asalto global contra los trabajadores del sector público

En todo el mundo, los trabajadores del sector público mantienen todavía altos niveles de organización sindical, tienen importantes prestaciones y trabajan en áreas que siempre han sido consideradas como de interés social y nacional, en las que además ganaron el derecho a participar en la definición de su rumbos: la educación, la salud, la seguridad social, los servicios públicos de transporte, los servicios municipales, la energía.

Contra lo que sostiene el pensamiento neoliberal, las reformas estructurales de los mercados de trabajo y las políticas de austeridad presupuestal recurrente, ni resuelven los problemas de endeudamiento, ni contribuyen a la eficiencia ni a la transparencia en los contratos de obras de interés social. El libre comercio es la ideología que ha destruido más pequeñas y medianas empresas en el mundo. El gran capital monopolista impone la lógica de la sobrevivencia del más fuerte, pero lo hace además, sin pagar impuestos. Por eso decimos, que al contrario: esas reformas estructurales buscan destruir sindicatos, recortar empleos en forma permanente, precarizar los pocos empleos que se salven imponiendo contratos temporales, sin prestaciones, con cargas de trabajo mayores, salarios más bajos y jornadas laborales más largas. El capitalismo salvaje está depredando la fuerza de trabajo, los recursos naturales, los bienes públicos, amenazando la vida toda en el planeta. El capitalismo está cavando su propia tumba, pero nos quiere arrastrar a todos. Comencemos por imponerle que pague impuestos, que se desprenda del negocio de “financiar” las finanzas públicas, que deje de jugar a la economía-casino a costa del nivel de vida de los asalariados.

 

  • ¿Hay o no hay alternativas?

Sí hay alternativas, dentro y fuera del capitalismo, pero no hemos conseguido generalizar en el imaginario popular una utopía realizable. Vivimos una etapa defensiva de las conquistas históricas de los asalariados en el mundo, por eso hoy está en curso un auge de las movilizaciones de los trabajadores, que debemos apoyar solidariamente: ha habido paros recientes en Inglaterra, en Finlandia, en La India, en Bélgica, en México. Se multiplican las acciones  delos migrantes en Estados Unidos, de las comunidades indígenas, de los jornaleros, los campesinos y las resistencias de los pobladores urbanos en México, en Brasil, en Ecuador, en Guatemala. Por eso, si la primera línea de acción es defender lo conquistado, como lo ha demostrado el valiente y combativo Sindicato Mexicano de Trabajadores Electricistas. La segundatarea clave es forjar alianzas sociales nacionales, regionales y trasnacionales, porque la lucha de los trabajadores es global.

Ciertamente, el programa de lucha es todavía muy general, pero ya está muy claro y son ideas poderosas justo cuando se avecina la gran batalla por las ideas de cambio: avanzar en defensa de la vida, de la tierra, del trabajo, de la paz, de la democracia, de los bienes públicos, de la cultura, de la equidad de género, de la ciencia y del ejercicio de la crítica, por la dignidad y la solidaridad del pueblo trabajador y en contra de la explotación, la opresión, el racismo, la discriminación la homofobia y el patriarcalismo.Reiteramos que la liberación de los trabajadores, será obra de los propios trabajadores. En la lucha nos veremos. 

 

¡Viva la unidad entre el pensamiento crítico y los trabajadores del mundo!

 

 

México, D.F.

16 de octubre de 2015

 

 

 

SEPLA // Hecho en Wix.com

Cualquier consulta, puede enviarnos un correo a encuentrosepla2015@gmail.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now